Cumplir la Ley: Un Mandato Bíblico que Todos Debemos Seguir

En el libro de Mateo, capítulo 5, Jesús habla sobre la importancia de cumplir la ley divina. Él afirma que no ha venido a abolir la ley, sino a cumplirla. En este artículo, exploraremos cómo podemos aplicar este texto bíblico a nuestras vidas y por qué es fundamental para nuestra relación con Dios. ¡Descubre cómo podemos honrar a nuestro Creador al cumplir Su ley!

Cumplir la ley: Una perspectiva bíblica para vivir en rectitud – Contexto de Textos bíblicos

El tema de cumplir la ley es muy importante en la Biblia, ya que Dios nos ha dado mandamientos claros y específicos para guiarnos a vivir en rectitud y alejados del pecado. En Deuteronomio 6:17-18, se nos dice: «Cumplirás cuidadosamente los mandamientos del Señor tu Dios, sus testimonios y sus estatutos que te ha mandado. Y harás lo que es justo y bueno ante los ojos del Señor

Jesús también habló sobre la importancia de cumplir la ley en Mateo 5:17: «No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir sino para cumplir.» El apóstol Pablo también nos exhorta a cumplir la ley en Romanos 2:13: «No son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley serán justificados

Sin embargo, debemos tener en cuenta que no podemos cumplir la ley por nuestra propia fuerza o capacidad, sino que necesitamos la gracia y el poder de Dios para hacerlo. Filipenses 4:13 nos dice: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» Así que, si queremos vivir en rectitud y cumplir la ley, debemos pedir a Dios que nos ayude y nos fortalezca en todo momento.

John Macarthur Cristo y la a ley 1° parte…

Importancia de cumplir la ley según la Biblia

La ley como parte fundamental de la vida en sociedad

En la Biblia, se reconoce que la ley es esencial para mantener la armonía y el orden en la sociedad. En Romanos 13:1-2 se afirma que «Todo el que se opone a la autoridad, se opone a lo que Dios ha establecido. Los que así proceden se atraen la condena sobre sí mismos. Porque los gobernantes no inspiran temor sino a los que hacen el mal. ¿Quieres vivir sin temor a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación».

El cumplimiento de la ley como muestra de amor hacia Dios y el prójimo

En Mateo 22:36-40, Jesús afirma que «El primer mandamiento es: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. El segundo es semejante al primero: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.». Cumplir la ley no solo es un acto de obediencia hacia Dios, sino también una forma de amar y respetar a nuestros semejantes.

Las consecuencias del incumplimiento de la ley

En Gálatas 6:7-8 se lee: «No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra. El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna». En otras palabras, el incumplimiento de la ley conlleva consecuencias negativas en la vida tanto terrenal como espiritual del individuo.

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es el propósito de cumplir la ley según los textos bíblicos?

Según los textos bíblicos, el propósito de cumplir la ley es demostrar nuestra obediencia y reverencia hacia Dios. La ley no es solo un conjunto de reglas arbitrarias, sino que representa la voluntad de Dios para nuestras vidas y nos ayuda a vivir en armonía con Él y con los demás. En Mateo 22:37-40, Jesús resume la ley en dos mandamientos: amar a Dios con todo nuestro ser y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Cumplir la ley es, por lo tanto, una expresión de amor y nos lleva a vivir vidas justas y piadosas delante de Dios y de los demás.

¿Cómo podemos aplicar los mandamientos bíblicos en nuestra vida cotidiana para cumplir la ley?

Los mandamientos bíblicos son una guía para que podamos vivir en paz y armonía como sociedad y también como individuos. La obediencia a los mandamientos es la clave para cumplir la ley de Dios. Para aplicarlos en nuestra vida diaria, es necesario conocerlos y meditar en ellos.

En primer lugar, debemos amar a Dios sobre todas las cosas, lo que implica ponerlo en primer lugar en nuestras vidas y buscar su voluntad en todo momento. También debemos honrar a nuestros padres, respetando su autoridad y cuidándolos en su vejez.

En segundo lugar, debemos evitar cualquier forma de idolatría y no tomar el nombre de Dios en vano. Esto significa no darle a nada o a nadie la importancia que solo Dios merece y usar su nombre correctamente, con reverencia y respeto.

En tercer lugar, debemos guardar el día de reposo, para descansar y dedicarlo a Dios y a nuestra familia. También es importante no matar ni cometer actos violentos, sino más bien amar y cuidar a nuestros semejantes.

En cuarto lugar, debemos ser honestos y no robar, tanto en nuestra vida personal como profesional. Además, debemos ser fieles y no cometer adulterio, y respetar la privacidad y la propiedad de los demás.

En quinto lugar, debemos no mentir ni hablar mal de nuestros semejantes, sino más bien ser honestos y compasivos. También debemos no codiciar los bienes ajenos, sino más bien estar agradecidos por lo que tenemos y compartir con los demás.

En resumen, la aplicación de los mandamientos bíblicos en nuestra vida cotidiana es clave para cumplir la ley de Dios. Cuando seguimos estas enseñanzas, vivimos en armonía con Él y con nuestros semejantes, y nos convertimos en verdaderos discípulos de Cristo.

¿Qué significa realmente cumplir la ley según el contexto bíblico y cómo podemos ser fieles a ella?

Según el contexto bíblico, cumplir la ley significa obedecer los mandamientos de Dios y seguir sus instrucciones. La ley no es simplemente un conjunto de reglas a seguir, sino que es un reflejo del carácter y la voluntad de Dios para su pueblo. En Mateo 5:17-18, Jesús dice que no vino a abolir la ley y los profetas, sino a cumplirla. Él también dijo que aquellos que obedecen los mandamientos serán considerados grandes en el reino de los cielos (Mateo 5:19).

Ser fieles a la ley implica vivir una vida en obediencia a Dios y a sus mandamientos, lo cual no es posible sin la ayuda del Espíritu Santo. En Gálatas 5:16, Pablo anima a los creyentes a «andar en el Espíritu» para evitar cumplir las obras de la carne. Además, el cumplimiento de la ley no es simplemente una cuestión de seguirla externamente, sino de tener una actitud correcta hacia ella. En Romanos 7:6, Pablo dice que hemos sido liberados de la ley para servir en el nuevo camino del Espíritu, no en el viejo camino de la letra.

En resumen, cumplir la ley en el contexto bíblico significa obedecer los mandamientos de Dios y seguir sus instrucciones. Para hacerlo, necesitamos la ayuda del Espíritu Santo y una actitud correcta hacia la ley. Ser fieles a la ley implica vivir una vida en obediencia a Dios.

En conclusión, como hijos de Dios, estamos llamados a cumplir la ley y a hacer la voluntad de nuestro Padre celestial. Jesús nos enseñó que el cumplimiento de la ley no se trata solo de seguir las reglas, sino también de amar y cuidar a nuestro prójimo. Debemos mostrar amor y compasión hacia los demás, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor y Salvador. En última instancia, cumplir la ley es un acto de obediencia y amor a Dios. Como dice en la Biblia: «Si me amáis, guardad mis mandamientos» (Juan 14:15). Recordemos, entonces, que nuestro compromiso no es solo con las palabras, sino con acciones que muestren nuestro amor por Dios y nuestras obras para con nuestros hermanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Hebreos 10:25 se nos recuerda la importancia de no dejar de congregarnos como creyentes.

Leer más »

¡Bienvenidos al blog Textos Bíblicos! En este artículo exploraremos el maravilloso tema de la fidelidad

Leer más »